Ley de Enjuiciamiento Civil, Art 558: La pluspetición

Imagen 5

Entre los trámites judiciales, que tienen relación con el pago de hipotecas y cuotas de deudas, ha aparecido un término bastante interesante: la pluspetición; esta excepción le otorga al acreedor de la deuda, la posibilidad de oponerse a cualquier pago extra establecido después de un acuerdo.

Es decir, muchos trámites de esta índole se basan en cláusulas abusivas que obligan al deudor a cancelar ciertos pagos extras por el contrato de servicios de gestión o notaría; los cuales deberían ser cancelados por la banca. Con esta excepción, el deudor simplemente se niega a cancelar estos gastos extras.

Un vistazo a sus especialidades de la ley

Para entender un poco de lo que estipula la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre la pluspetición, es necesario hacer un análisis sobre lo que dictan las especialidades del término en el articulo 558 de la misma. Sus dos especialidades indican lo siguiente:

  • Esta oposición no limita ni suspende en ningún momento el curso de la hipoteca o del pago de la deuda, tan solo se suspende en caso de que el deudor realice una demanda a la banca para oponerse a los gastos extras que se le impongan.
  • En el caso de establecerse la demanda y de venderse el bien hipotecado, la banca no podrá entregar el producto de la venta al hipotecario hasta que la demanda no sea vista y resuelta, sea quien sea el que la gane.
  • Cuando existan intereses variables sobre uno o varios bienes, el deudor podrá solicitar a un perito que imponga el costo de venta sobre estos; si tanto el deudor como la banca se encuentran conformes con el monto, se procede a realizar la venta.
  • Si existe alguna controversia o solo el deudor o la banca presenta alegaciones con respecto al monto estipulado por el perito, el Secretario Judicial deberá elegir una fecha y hora para que ambas partes se presenten ante el Tribunal a presentar sus alegaciones.

Como puedes ver, la pluspetición solo se impone cuando el deudor percibe que existen clausulas contrarias a los expuesto en un primer acuerdo, siendo este la parte que menos beneficios obtiene tras la venta del bien hipotecado.

Así mismo, las cuestiones que están relacionadas con este término, se deben resolver ante el Tribunal Supremo; de manera que se eviten conflictos futuros entre las partes y se llegue a un acuerdo, donde ambas partes se sientan conformes y resueltas.

Imagen 5